Páginas

Banoffe Pie

jueves, 22 de junio de 2017


Hace mucho tiempo que tenía ganas de probar esta tarta. Desde que comencé en esto del blog, veía como otras blogueras la publicaban y mis ganas iban en aumento, pero el tiempo y otras recetas que me iban entrando por el ojo, la dejaban apartada....

Hasta que el mes pasado, aprovechando que tenía masa quebrada en el congelador y que era el aniversario de mis padres, la hice y el resultado fue espectacular porque realmente es deliciosa.

Sé que la versión original lleva una base de galletas trituradas con mantequilla pero tenía que darle salida a esa masa quebrada que tenía desde las Navidades abandonada en mi congelador y ésta era una ocasión ideal. Está tan rica que da igual la base, lo importante es la mezcla de sabores que hacen de esta "Pie" una tarta digna de mención.

Contaros que la tarta Banofee es de y éste se remonta a 1972, año en el que fue servido por primera vez en la barra del restaurante inglés The Hungry Monk Restaurant. 

Esta tarta fue una evolución de otra “Blum’s Coffee Toffee Pie” que ya existía e importó su chef en los años 60’s,  al ver que no funcionaba porque el toffe se quedaba muy duro, el asistente del chef comenzó a experimentar en la forma de hacer el toffe y probó diversas frutas: manzanas, mandarinas y, finalmente, plátano. 

De ahí el nombre de la tarta “Banofee pie”: Banana + Toffee. 

Este nuevo postre de la casa resultó ser un éxito absoluto, y a el día de hoy, sigue siendo  una de las tartas más conocidas y extendidas en la mayoría de restaurantes europeos.  Se dice que la tarta Banoffee era la tarta favorita de Diana de Gales y también la de Margaret Thatcher y ahora creo que también la mía, aunque yo no sea tan importante jejeje

INGREDIENTES PARA LA BASE:

  • 250 grs de mantequilla fría sin sal.
  • 580 grs de harina común.
  • 5 grs de sal.
  • 1 huevo frío.
  • 30 ml de agua fría.
  • 10 ml de vinagre.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

  • 3 plátanos
  • 200 ml de nata 35% materia grasa.
  • Dulce de leche al gusto, yo he usado Márdel.
  • 1 cucharadita de vainilla.


ELABORACIÓN DE LA BASE:

En un bol ponemos la mantequilla fría cortada en cubos, añadimos la harina, el azúcar y la sal y mezclamos bien hasta que la masa tenga la textura de migas gruesas.

En otro bol, batimos el huevo, el agua y el vinagre. Añadimos la masa a este bol de una sola vez, mezclando hasta que obtengamos una masa homogénea.

Le damos forma de cilindro  y la envolvemos en film transparente, dejamos reposar en la nevera durante al menos una hora antes de estirar

MONTAJE DE LA TARTA:

Transcurrido el tiempo de reposo de la base de nuestra tarta, la sacamos de la nevera y la dejamos reposar 30 minutos antes de estirarla.

Sobre una superficie enharianda y con la ayuda de un rodillo, estiramos la masa hasta que tenga un grosor de unos 3mm. 

Colocamos nuestra base en un molde redondo de unos 23 cm de diámetro, si es necesario podemos recortar los bordes para que quede justa al molde. Refrigeramos unos 20 minutos antes de hornear.

Mientras tanto, precalentamos el horno a 190º. Cuando hayan pasado los 20 minutos, sacamos nuestro molde de la nevera y cubrimos la base con papel de aluminio, sobre el mismo colocamos algo de peso, yo he usado legumbres que tengo reservadas para esto, con ello, ayudaremos a que la masa no suba mientras se hornea.

Horneamos durante 20 minutos, transcurrido este tiempo, retiramos el papel de aluminio y las legumbres y volvemos a hornear unos 12 minutos más hasta que los bordes de la masa adquieran un color dorado.

Sacamos del horno y mientras la base sigue caliente, batimos una clara de huevo y pincelamos toda la base con la misma, con esto lo que vamos a conseguir es que no se humedezca. Dejamos enfriar la base.

Cuando se haya enfriado por completo, cortamos los plátanos en rodajas y los repartimos por la base de la tarta, haciendo una cama de plátano generosa. 

Cuando hayamos cubierto toda la tarta, añadimos el dulce de leche, repartiéndolo por encima del plátano, lo extendemos bien con la ayuda de una espátula para que quede liso.

Por último monta la nata, en el bol de nuestra amasadora, añadimos el azúcar y la nata y montamos hasta que ésta esté firme.

Con la ayuda de una cuchara, extiende la nata de manera irregular sobre el dulce de leche, no te preocupes si no queda muy lisa, a mí me gusta más que forme pequeñas montañas de nata. Termina la tarta decorándola con cacao en polvo.

Introducimos nuestra deliciosa tarta en la nevera hasta el momento de servir.

Esta es una tarta perfecta para cualquier ocasión, pero con los calores prematuros que estamos sufriendo en toda España, creo que se puede convertir en unas de las mejores opciones para ofrecer al terminar de comer, fresca es aún más irresistible.

Si sois como yo y aún no habéis probado esta maravilla, aquí tenéis la receta perfecta. Estoy segura de que no os arrepentiréis.

Un beso amigos y hasta la próxima semana.