Páginas

Brownie Healthy de Mantequilla de Cacahuete y Oreo Fit

jueves, 23 de noviembre de 2017


El fin de semana pasado estaba con antojo de chocolate inmenso, no podía parar. Toda la semana siguiendo a la perfección la dieta y cuando se va acercando mi "Cheat Meal" mi cabeza no para de dar vueltas y de pensar con qué voy a deleitarme.

Quería algo de chocolate pero tampoco quería que mi postre estuviera lleno de calorías vacías, por eso me preparé un Brownie Healthy con Oreo Fit y el resultado ha sido brutal.

Denso, con un intenso sabor a chocolate, tierno, contundente y crujiente gracias a las Oreo Fit, todas las características que tiene que tener un brownie y de verdad os digo que no se nota para nada que los ingredientes con los que está hecho son un poco más saludables que los del brownie tradicional.

Os animo a que lo probéis, ya que puede convertirse en una opción perfecta para los más peques de la familia o mejor dicho, para todos, porque nada mejor que disfrutar de un dulce sano y equilibrado.

INGREDIENTES:

  • 120 grs de mantequilla de cacahuete de MyBodyGenius.
  • 4 huevos medianos.
  • 140 ml de sirope de arce sin azúcar.
  • 120 ml de aceite de girasol.
  • 100 grs de panela.
  • 120 grs de harina de avena.
  • 90 grs de cacao en polvo 0% azúcares añadidos de Chocolates Valor.
  • 8 galletas Oreo Fit de MaxProtein.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 170º y preparamos un molde para brownie poniendo papel vegetal el su base. Reservamos.

En un bol, mezclamos la mantequilla de cacahuete junto con los huevos, el sirope de arce y el aceite. Cuando todos los ingredientes se hayan integrado, añadimos la panela y volvemos a batir bien con la ayuda de unas varillas.

Añadimos el harina de avena tamizada junto con el caca en polvo y mezclamos bien hasta obtener una masa homogénea y densa.

Por último, incorporamos cuatro galletas Oreo Fit troceadas y batimos bien para que éstas se repartan de manera uniforme por toda la masa.

Echamos la masa en el molde que teníamos reservado y por encima ponemos las otras cuatro galletas Oreo Fit como más nos guste.

Horneamos durante unos 20 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar nuestro brownie con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar en el molde antes de desmoldar.

Es un postre que está delicioso frío pero si nos lo comemos templado y lo acompañamos de una bola de helado el placer es máximo y su sabor se realza hasta el infinito.

Vamos que es toda una delicia irresistible. ¿Se os ocurre una manera mejor de disfrutar de un "Cheat Meal"?

Feliz semana, nos vemos el próximo jueves con otra deliciosa receta.

Besos a todos y gracias por estar aquí cada semana, sois los mejores.


Seguir leyendo

Tortitas de Avena y Plátano con Mantequilla de Cacahuete

jueves, 16 de noviembre de 2017


Hoy os traigo mi desayuno más Top. Podría incluso afirmar que es el mejor entre los mejores y que nada de lo que he desayunado hasta ahora lo supera, y mira que invento recetas diferentes para que cada día sea variado y sabroso, pero es que estás tortitas son demasiado.

Para mí la combinación del plátano con la mantequilla de cacahuete es brutal y si encima el plátano está dentro de unas jugosas y tiernas tortitas de avena Fit.....la descripción es............wooowwww me faltan palabras para definirlo. 

Todos ya conocéis mi pasión y adicción por la mantequilla de cacahuete y para los que aún no conozcáis o no hayáis probado la de MyBodyGenius ya estáis tardando, porque es la mejor del mundo mundial. Ahí os dejo la recomendación.

Solo con ver la foto estoy salivando, uffff cuánto me gustaría poder disfrutar de este desayuno mañana, lástima que mi dieta haya cambiado y este mes tenga que conformarme con mirar esta foto y con los recuerdos de su insuperable y delicioso sabor.

Os animo a que las hagáis, os aseguro que empezaréis el día con una sonrisa de oreja a oreja, la energía os llenará y podréis con todo aquello que se os ponga por delante.

Yo suelo prepararlas por la noche, ya no solo porque me cueste mucho salir de la cama, pero he probado a comerlas calientes y el sabor cambia bastante, de un día para otro están tremendas, los sabores se intensifican y se convierten en irresistibles.

INGREDIENTES:

  • 1 plátano.
  • 30 grs de harina de avena.
  • 1/2 cucharadita de levadura química.
  • 120 ml de claras de huevo pasteurizada.
  • Un poco de aceite de coco para engrasar la sartén.
  • 1/2 cucharadita de edulcorante líquido.
  • Mantequilla de cacahuete para el topping.


PREPARACIÓN:

En el vaso de la batidora, echamos todos los ingredientes y con los trituramos hasta que todos se integren y obtengamos una mezcla homogénea.

Ponemos una sartén pequeña antiadherente a fuego lento y con un poco de aceite de coco, cuando esté caliente echamos un poco de masa de tortita y esperamos hasta que se separe la masa de los bordes de la sartén. Con la ayuda de una espátula de madera, damos la vuelta a nuestra tortira para que se haga por ambos lados.

Repetimos la operación hasta acabar con toda la masa de tortitas. Podemos comerlas calientes y acompañarlas de nuestros toppings preferidos, pero como os he comentado antes, a mí me gusta comerlas de la noche anterior y me vuelven loca cuando le pongo mantequilla de cacahuete por encima. Incluso a veces, las unto con PB y las coloco una sobre la otra y me las como como si fuera un bocadillo.

Os aseguro que el placer de disfrutar de este plato como primera comida del día es increíble.


Seguir leyendo

Mug Cake Fit de Avena

jueves, 9 de noviembre de 2017


Hoy os traigo otro de mis adorados desayunos y si lo amo es por varios motivos, entre ellos:

1. Porque está delicioso.
2. Porque se hace en un solo molde (donde lo vas a hornear).
3. Porque no vamos manchar cacharros.
4. Porque se hace en dos minutos.
5. Porque no hay que encender el horno.
6. Y porque lo puedes preparar por la noche y no tener que madrugar más para disfrutar de él.

¿Os he convencido? Espero que sí, os aseguro que en más de una ocasión lo prepararéis, yo si os digo la verdad....me acuesto pensando en la delicia que me espera en la cocina, vamos que no me cuesta ni madrugar jajaja.

INGREDIENTES:

  • 30 grs de harina de avena.
  • 10 grs de salvado de trigo.
  • 120 ml de claras pasteurizadas.
  • 1 cucharadita de edulcorante líquido.
  • 1/2 cucharadita de levadura química.
  • 1/2 vaina de vainilla.

ELABORACIÓN:

Ponemos todos los ingredientes en un molde redondo y con la ayuda de una cuchara removemos bien hasta que todos los ingredientes se integren.

Metemos en el microondas durante unos 5 minutos aproximadamente, recordad que esto podrá variar dependiendo de la potencia de cada micro, sabremos que está listo cuando al pinchar nuestro MugCake Fit con la punta de un cuchillo, ésta salga limpio.

Sacamos del micro y lo dejamos enfriar por completo antes de degustar.

Yo suelo acompañarlo de fruta fresca, para esta ocasión fue kiwi y unos arándanos, y por supuesto de mi inseparable té negro.

Con esta receta y las muchas que rondan por internet, nadie puede decir que no disfruta de un delicioso bizcocho en el desayuno porque no tiene tiempo, ¿Verdad?

Besos mil y hasta la próxima semana amigos.


Seguir leyendo

Flan Fit de Plátano

jueves, 2 de noviembre de 2017


Los que me seguís a través de las diferentes redes sociales, habréis visto cuando me gusta compartir mis desayunos en Instagram. 

A veces escribo cuales son los ingredientes que utilizo para preparar mi primera comida del día, pero otras veces no lo hago, y es verdad que sois muchos los que me escribís por privado preguntándome como se hace o qué cantidades lleva. 

Por este motivo, hoy quiero compartir con vosotros la receta de este maravilloso Flan Fit de Plátano, quiero dejar claro que no la he inventado yo, para nada, está inspirada en las maravillosas recetas de la gran Anita.Fit7, si no la conocéis o seguís ya estáis tardando, porque es todo un ejemplo a seguir además de toda una inspiración para todos los que pretendemos cuidarnos sin renunciar a comer rico, diferente y divertido.

Digo que mi receta es una inspiración de las de Anita porque yo he ajustado las cantidades y los ingredientes a los macros que tengo que comer en el desayuno, siguiendo las pautas establecidas por mi entrenador personal, que no quiero que se me enfade.

INGREDIENTES:

  • 30 grs de harina de avena.
  • 120 ml de claras pasteurizadas.
  • 1 plátano.
  • 100 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • 90 ml de agua.
  • 10 grs gelatina neutra de origen NO porcino.
  • 1 cucharadita de edulcorante líquido.
  • 20 grs de mantequilla de cacahuete de MyBodyGenius.


PREPARACIÓN:

En un bol ponemos las claras y las introducimos en el micro para cocinarlas, es importante hacerlo poco a poco, cuando estén cuajadas las sacamos del microondas y reservamos.

En un vaso ponemos el agua y le añadimos la harina de avena, mezclamos bien y dejamos que repose una media hora.

Calentamos la leche en el microondas, cuando haya alcanzado una temperatura adecuada, añadimos la gelatina en polvo y con la ayuda de una cuchara removemos bien para que se disuelva por completo.

En el vaso de la batidora, echamos las claras ya cocinadas, la leche, la mezcla de agua y harina de avena, medio plátano y el edulcorante y trituramos bien hasta que todos los ingredientes se integren.

Echamos la mezcla en un molde y lo metemos en el frigorífico durante unas tres horas, yo lo que hago es que lo dejo reposar toda la noche y lo desmoldo justo a la hora del desayuno.

Cuando haya transcurrido el tiempo adecuado y veamos que la mezcla ha cuajado, desmoldamos con la ayuda de la punta de un cuchillo. Para decorar nuestro Flan Fit utilizamos la mitad del plátano que teníamos reservado y le ponemos por encima los 20 grs de mantequilla de cacahuete.

Espero que os animéis a probarlo porque os aseguro que os va a sorprender de manera muy grata y por cierto, podéis adaptar la receta y sino, entrad en el perfil de Anita y allí encontraréis una maravillosas recetas que no os dejarán indiferentes.

Un beso enorme, seguimos cuidándonos y comiendo rico. Nos vemos la próxima semana con nueva receta.

Seguir leyendo

Tarta San Marcos

jueves, 26 de octubre de 2017


La verdad es que ya estaba tardando en incluir este clásico de la repostería en mi blog y para colmo, es la tarta preferida de mi hermano. Vamos que tengo delito y ninguna excusa.

En fin, tengo que ser sincera con vosotros y lo cierto es que éste es mi segundo intento. El verano pasado probé a hacerla y fue un verdadero desastre, la yema estaba demasiado líquida, la nata no quedaba con cuerpo.....de sabor muy rica pero no era para hacerle una foto y mucho menos dedicarle una entrada en el blog.

Es cierto que el verano no es nuestro mejor aliado y ponerte a "repostear" con más de 40º se convierte en todo un reto y desesperación, sobre todo si hay que montar cremas o buttercream, salvo que tu cocina esté acondicionada para tal situación, pero vamos que no es mi caso, de ahí el resultado catastrófico de mi primera (pero no última, nunca me doy por vencida jajaja) Tarta San Marcos.

Y aunque el refrán dice: "A la tercera va la vencida", en mi caso fue a la segunda y así me quedó esta deliciosa y por todos bien conocida receta. Creo que las fotos demuestran que quedó de lujo pero aún así os digo que el sabor es increíble y desde luego, la diferencia con las que se compran en pastelerías (ojo que están deliciosas igualmente) no tiene nada que envidiarle.

Por eso, os animo a que os pongáis manos a la obra y probéis a prepararla en casa ahora que el calor ya no es excusa. Solo deciros que mi hermano quedó encantado ya que se la preparé especialmente para él por el día de su cumpleaños, aunque todos la disfrutamos como niños.

INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

  • 4 huevos L.
  • 145 grs de azúcar.
  • 165 grs de harina de repostería.
  • 3 cucharadas de mantequilla fundida.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

  • 600 grs de nata para montar.
  • 160 grs de azúcar.
  • 2 cucharadas de cacao en polvo Valor.


INGREDIENTES PARA EL ALMÍBAR:

  • 200 grs de azúcar blanca.
  • 200 ml de agua.
  • Un chorrito de zumo de limón.
  • Licor al gusto.


INGREDIENTES PARA LA YEMA TOSTADA:

  • 180 grs azúcar blanca.
  • 60 ml de agua.
  • Un chorrito de zumo de limón.
  • Media cucharadita de extracto de vainilla..
  • 4 yemas.
  • 7 grs de maicena,


INGREDIENTES PARA LA DECORACIÓN:

  • Azúcar blanca.
  • 100 grs de almendras fileteadas.


ELABORACIÓN DEL BIZCOCHO:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde desmontable de unos 20 centímetros de diámetro engrasando su paredes y poniendo papel vegetal en el fondo. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batimos los huevos junto con el añadimos el azúcar y la sal hasta que la mezcla blanquee.

A continuación, añadimos la harina, previamente tamizada, y mezclamos de forma envolvente con una espátula. Por último, agregamos la mantequilla y volvemos a mezclar.

Echamos nuestra masa en el molde que teníamos reservado y horneamos durante 30 minutos aproximadamente, o hasta que al pinchar el bizcocho con un cuchillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno, lo dejamos reposar 15 minutos dentro del molde y a continuación lo desmoldamos para que se enfríe completamente sobre una rejilla.

Cuando esté frío por completo, cortamos el bizcocho en tres capas iguales, yo me ayudé de una lira pero si no tenéis podéis hacerlo con un cuchillo, paciencia y cuidado. Reservamos.


ELABORACIÓN DEL RELLENO Y DEL ALMÍBAR:

El relleno: En el bol de la amasadora, montamos la nata junto con el azúcar. Cuando la tengamos bien montada y con una consistencia adecuada, la dividimos en dos cuencos.

A la nata de uno de los cuencos le agregamos el cacao en polvo  y mezclamos bien hasta que ambos ingredientes se integren. Reservamos ambos cuencos en la nevera (uno con chocolate y el otro solo de nata).

El almíbar:  ponemos todos los ingredientes en un cazo y llevamos a ebullición hasta que el azúcar se disuelva por completo. Lo dejamos enfriar por completo antes de utilizar.

ELABORACIÓN DE LA YEMA TOSTADA:

En un cazo ponemos el agua, el azúcar, el zumo de limón y el extracto de vainilla, y llevamos a ebullición. Cuando la mezcla haya roto a hervir, bajamos el fuego y dejamos cocer durante cinco minutos aproximadamente.

Retiramos del fuego y dejamos templar un poco.

En un bol, batimos las yemas con la maicena, cuando hayamos obtenido una mezcla homogénea, añadimos el almíbar y mezclamos bien. Terminamos pasando la mezcla por un colador.

A continuación, después de colar la yema, volvemos a cocer la preparación a fuego muy suave y al baño María, removiendo sin parar con una cuchara de madera, hasta que espese. Retiramos del fuego y reservamos.

MONTAJE DE LA TARTA:

Sobre nuestro stand giratorio ponemos uno de los bizcochos que teníamos reservados y cortados, lo humedecemos con el almíbar y después lo cubrimos con una capa generosa de la nata de cacao.

Sobre ésta, colocamos otra capa de bizcocho, volvemos a humedecer con el almíbar y rellenamos con nata montada, debemos dejar nata para cubrir los bordes y la decoración decorar la tarta, no la utilicéis toda.

Tapamos con la tercera capa de bizcocho y alisamos los bordes con una espátula. Sobre la superficie del último bizcocho que hemos colocado, ponemos la yema, la espolvoreamos con azúcar y la tostamos con la ayuda de un soplete.

Cuando la tengamos bien tostadita, terminamos cubriendo los bordes de la tarta con un poco de la nata montada que habíamos reservado y el resto lo metemos en una manga pastelera desechable con una boquilla rizada.

Pasamos con mucho cuidado nuestra tarta al stand elegido para la presentación y terminamos de decorarla.

Para ello tapamos las paredes de la tarta, que tenemos cubiertas de nata, con las almendras fileteadas y hacemos unos rosetones de nata con la ayuda de la manga pastelera, y escudillamos un cordón de nata en la superficie. 

Mantenemos en la nevera hasta justo el momento de servir.

Estoy segura de que si probáis a hacerla en casa iréis poco a la pastelería a comprar Tarta San Marcos, el resultado es impresionante. No os puedo engañar que resulta bastante laboriosa pero merece la pena enfrascarse en la cocina y disfrutar de esta preparación porque el resultado final hará que se os olvide todo lo demás.

Un besazo gigante a todos y mil gracias por seguir aquí conmigo cada semana.


Seguir leyendo

Cookies Healthy de Frutos Secos y Arándanos-Coloma García Artesanos

jueves, 19 de octubre de 2017



Una semana más os traigo una receta galletera, pero unas galletas especiales. Son blanditas y comerte solo una se convierte en una misión imposible cuando te comes la primera.

Son unas cookies saludables, no tienen azúcar blanca añadida ni aceites. Son ricas en grasas saludables, provenientes de los frutos secos y nos ayudan a mantener el hambre a raya, ya que para su elaboración he utilizado dos tipos de harina, una de ellas de avena.

Con estas galletas tenéis en vuestras manos la mejor opción para una merienda, desayuno o almuerzo sano y delicioso.

Cada día estoy más concienciada de no comprar productos que contengan aceite de palma. Me parece una verdadera tomadura de pelo, la manera en la que juegan con nuestra salud, sobre todo me quedo sin palabras en aquellos productos que están destinados a los niños o aquellos que nos intentan vender como "sanos o healthy"realmente deberíamos tener conciencia de todo lo que metemos en nuestra bolsa de la compra porque si te pones a leer los ingredientes.....cuanto menos es para echarse las manos a la cabeza.

Con esto no quiero hacer apología de nada, simplemente que he me dado cuenta (afortunadamente desde hace bastante tiempo), que existen opciones más saludables para nuestra salud y que no tenemos que renunciar a un dulce exquisito. Existen muchas recetas que podemos hacer en casa, sabiendo perfectamente cuales son los ingredientes que comemos. 

Por este motivo y solo buscando ingredientes de primera calidad para estas "Cookies Saludables", he utilizado para su elaboración paste de avellanas de Coloma García Artesanos una empresa familiar que se caracteriza por la gran variedad de productos que ofertan así como por su inigualable calidad. Tenéis que visitar su web y deleitaros con tantas delicias.

INGREDIENTES:

  • 1 taza de harina de almendras.
  • 1 taza de frutos secos (yo he usado avellanas y almendras crudas).
  • 4 cucharadas de pasta de avellanas de Coloma García Artesanos.
  • 1 taza de copos de avena.
  • 4 cucharadas de harina de avena.
  • 2 cucharadas de harina de arroz.
  • 1 taza de arándanos deshidratados sin azúcar.
  • 1 cucharada de levadura química.
  • 4 cucharadas de agua.
  • 2 1/4 de sirope de Ágave.
  • 2 cucharas de aceite de coco.
  • 1 cucharadita de sal.

ELABORACIÓN:


Precalentamos el horno a 180º y preparamos una bandeja de horno con papel vegetal en el fondo. Reservamos.

En un bol grande añadimos todos los ingredientes y con la ayuda de una cuchara de madera removemos bien hasta que todos los ingredientes se integren y obtengamos una masa firme pero blandita.

Tapamos nuestro bol con film transparente y lo metemos en la nevera unos 30 minutos.

Transcurrido este tiempo, sacamos la masa de la nevera y con la ayuda de una cuchara, hacemos bolitas de masa del tamaño que consideremos oportuno (como más nos guste) y vamos colocando las bolitas en la bandeja que teníamos reservada con papel vegetal en el fondo. Es importante no ponerlas muy juntas, ya que durante el horneado aumentan de tamaño.

Con la ayuda de un tenedor aplastamos cada bolita de masa de galleta para achatarlas un poco y las introducimos en el horno hasta que se doren.

Cuando estén doradas, las sacamos del horno. Dejamos que enfríen unos cinco minutos en la misma bandeja y transcurrido este tiempo, con la ayuda de una espátula y con mucho cuidado (ya que al salir del horno están muy tiernas y frágiles) las pasamos a una rejilla hasta que se enfríen por completo.

Cuando estén frías podéis disfrutarlas sin parar. Una cosa os digo, el olor que saldrá de vuestro horno será tan tentador que os aseguro os será difícil esperar a que se enfríen para comeros la primera. ¡¡Porque caliente también están de vicio!!

Espero que os animéis a probarlas en casa, repetiréis receta seguro.

Un beso fuerte y hasta la próxima semana amigos.

Seguir leyendo

Bizcocho Húmedo de Mango y Fresas

jueves, 12 de octubre de 2017


Los bizcochos con fruta me encantan, quedan tan jugosos y tiernos que son una verdadera delicia.

La receta que os traigo hoy ha sido un verdadero descubrimiento, en casa triunfó totalmente y el bizcocho duró un poco más gracias a que estábamos obligados a esperar a que se enfriara, de lo contrario creo que se habría terminado el mismo día que lo hice.

Dulce pero sin azúcares añadidos, la fruta que lleva la receta le da el toque justo de dulzor. Te sacia perfectamente, ya que al estar hecho con harina de avena nos ayuda a mantener el hambre a raya, por eso se trata de un bizcocho perfecto para tomarlo en el desayuno o a la hora del almuerzo. Contiene todos los nutrientes que tienen que estar presentes en nuestra primera comida del día: cereales, proteína, fruta, etc. en una combinación perfecta de sabores.

Los que me seguís, conocéis perfectamente cuando disfruto desayunando, para mí es el mejor momento del día. Cada noche me preparo lo que voy a tomar, de esta manera puedo estar un rato más en la cama, y os prometo que más de una noche me acuesto pensando en las ganas que tengo de despertarme para comerme lo que me espera en la cocina.

Por este motivo, intento inventar recetas dulces que amenicen los madrugones y os aseguro que lo consigo con creces. ¿Os animáis a hacerlo conmigo?


INGREDIENTES:

  • 150 grs de harina de avena.
  • 7 claras pasteurizadas (210 grs aproximadamente).
  • 2 huevos enteros.
  • 1 cucharada de levadura química.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • Una pizca de sal.
  • 1 y ½ cucharadita de edulcorante líquido.
  • 100 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.
  • 100 grs de fresas frescas.
  • 1 taza de puré de mango y pera.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde cuadrado para “Brownie” poniendo papel vegetal en su base. Reservamos.

En un cuenco, separamos las claras de las yemas de los dos huevos enteros. Reservamos las yemas y echamos en el bol de la amasadora las dos claras más las otras claras pasteurizadas.

Montamos a punto de nieve con la ayuda de las varillas. Cuando éstas hayan alcanzado la firmeza correcta, las reservamos en un bol.

Ahora toca mezclar los ingredientes secos junto con las yemas que teníamos reservadas y la leche desnatada sin lactosa. Mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se integren.

Cuando hayamos obtenido una mezcla homogénea, vamos añadiendo poco a poco las claras montadas a punto de nieve, esto lo haremos con la ayuda de una espátula y con movimientos suaves y envolventes, la idea es que la masa tenga mucho aire para que nuestro bizcocho quede muy esponjoso.

Añadimos el puré de mango y pera y mezclamos bien. Por último, añadimos las fresas troceadas en pequeños trozos, revolviendo con cuidado para evitar que no se nos baje la masa.

Echamos nuestra masa en el bol que teníamos reservado e introducimos en el horno durante 30 minutos aproximadamente. Transcurrido este tiempo, pinchamos nuestro bizcocho con un palillo, si éste sale limpio es que nuestro bizcocho está perfecto.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de consumir.

Ahora ya podéis disfrutar cada mañana de este delicioso y jugoso bizcocho, recordad que con una buena taza de té o café es el acompañamiento perfecto para empezar el día con buen pie.

Un besazo enorme y feliz semana, nos vemos en siete días con una nueva receta.

¡Hasta pronto amigos!

Seguir leyendo